10 consejos para mantener tu bolso de piel como el primer día

10 Consejos para conservar tu bolso de piel como el primer día

Si estás leyendo esto seguramente sea porque por fin tienes en tus manos ese bolso de piel que tanto te gustaba. Ese que llevas esperando que te regalen todos tus cumpleaños, santos y navidades, y ahora no hay quien te separe de él. 

Aunque no esté al alcance de cualquier bolsillo, un bolso de piel debe considerarse una gran inversión. Estos bolsos pueden durarte toda la vida, siempre y cuando los cuides bien

Por eso en este post vamos a darte una serie de consejos para que prolongues la vida de tu bolso y luzca siempre como el primer día. 

1. Si se mancha evita limpiarlo con cualquier producto.

Si tu bolso de piel se mancha, límpialo con una toalla húmeda (nunca mojada). Haz movimientos circulares hasta que la mancha desaparezca poco a poco. Ten en cuenta que la piel es muy delicada y hay manchas que serán mucho más difíciles o incluso imposibles que desaparezcan. Por lo que debes tener especial cuidado con el alcohol, ya sea bebida o perfume, pues es una de las manchas más difícil de quitar. 

Para la limpieza cotidiana puedes utilizar un paño de algodón blanco y seco. Pásalo por toda la superficie del bolso con cuidado prescindiendo de cualquier producto.

2. Guárdalo siempre en una funda.

Es muy importante la forma de proteger tu bolso a la hora de guardarlo. Evita apilarlo con otros bolsos y guárdalo en una zona de tu hogar en el que las condiciones sean las adecuadas (evita el sol y la humedad). Normalmente los bolsos de piel suelen venir acompañador por una funda o tela para protegerlos de manchas innecesarias y roces, pero si ese no es tu caso puedes hacerle una funda tu misma con una tela de algodón.

3. Hidrátalo.

 Con el paso del tiempo la piel tiende a secarse y el bolso puede perder su aspecto original. Por eso es recomendable hidratar con algún producto especializado la piel de nuestro bolso. Aunque si quieres ahorrarte unos euros, la crema Nivea de toda la vida es igual de efectiva y mucho más barata.

4. ¡Nunca lo seques con un secador! 

Si el día amanece lluvioso y tu bolso se moja. ¡No te preocupes! Sécalo con cuidado con un paño de algodón blanco o una toalla y espera a que la humedad desaparezca de manera natural. Una vez el bolso esté totalmente seco puedes hidratarlo para que recupere su brillo inicial. Es muy importante que nunca utilices el secador.

5. No cargues tu bolso de piel con muchísimo peso.

Si piensas que tu bolso de piel es una maleta de viaje, te equivocas. Aunque hoy en día fabrican bolsos de piel enormes para que puedas transportar todo lo que necesitas, evita añadirle mucho peso ya que probablemente las asas se deteriorarán fácilmente y tu bolso no volverá a lucir igual.

6. ¡Cuidado con el aceite!

Si tu bolso de piel se mancha con aceite no debes preocuparte ya que tenemos la solución a tu problema. Antes de todo decirte que el aceite y la piel son enemigos número uno, por esto evita siempre que puedas las situaciones en las que una gota de aceite pueda caer en tu bolso. Pero si estás leyendo esto porque no pudiste evitarlo o simplemente para informarte por manchas futuras aquí va nuestro consejo.

Si esto ocurre prueba a limpiar la zona afectada con polvos de talco para que la grasa se absorba. Después de aplicarlos, deja actuar unas horas y retira el polvillo con un cepillo suave.

7. Si le das bastante uso, cepíllalo.

Si eres de las que utiliza su bolso de piel a diario, te recomendamos que cepilles tu bolso al menos un par de veces al año. Gracias al cepillado eliminas las partículas de polvo que se van acumulando y la suciedad que se impregna con el paso del tiempo.

8. No lleves cosméticos sueltos dentro de tu bolso.

Si vas a llevar maquillaje dentro de tu bolso de piel hazte con un pequeño neceser que evite el contacto directo con el interior del bolso. Así evitarás posibles accidentes si el maquillaje se abre y daña el interior. También evita llevar bolígrafos, plumas o cualquier rotulador suelto que pueda pintar el interior del bolso.

9. No toques tu bolso con las manos sucias.

Evita el contacto con el bolso si no te has lavado las manos. Lleva siempre un desinfectante de manos para así asegurarte al 100% de que no manchas tu bolso al tocarlo. Así no solo estarás segura de no dejar huellas innecesarias en tu bolso sino que también estarás libre de bacterias. ¡Un 2×1 nunca viene mal!

10. Si vas a tener tu bolso guardado durante mucho tiempo, ¡rellénalo!

Si quieres dejar tu bolso en un armario durante una larga temporada y quieres evitar que se deforme debes rellenarlo. Utiliza siempre papel de cebolla o folios blancos, y evita siempre el papel de periódico o revista ya que es probable que traspase la tinta al interior del bolso y tenga difícil arreglo.